La capacidad de pilotos del 737 Max necesita revisión tanto como el MCAS

Hay un aspecto llamativo del accidente del Boeing 737 Max de Ethiopian Airlines que complica la investigación cuya narrativa ha sido dictada por un debate sobre el polémico MCAS.

Mientras que Boeing ha enfrentado una avalancha pública de desprecio y escepticismo, tal vez merecidamente, la secuencia del accidente no distingue  fácilmente  un  “antes” y “después” , separadas por un punto bien definido, los  1min 21s en el vuelo, cuando el MCAS dejo su huella en el registrador de datos de vuelo eran el presagio de una catástrofe inminente.

Sin embargo , este límite se ha difuminado debido a hallazgos preliminares que plantean preguntas  sobre la aeronavegabilidad y el entrenamiento, y es poco probable que la culpa pueda atribuirse a cuestiones externas mas que a algo interno.

Ethiopian Airlines ha declarado que sus pilotos recibieron información sobre el accidente de Lion Air 737 Max que ocurrió menos de cinco meses antes.

Pero la investigación etíope no ha indicado si alguno de los dos pilotos reconoció los signos de advertencia críticos que surgieron inmediatamente después del despegue,  o si  pudieron relacionar  las similitudes de comportamiento con el infortunado jet Lion para tomar acción .

Los procedimientos para indicaciones de velocidad del aire “No confiables” generalmente requieren que el piloto automático y el acelerador automático estén desactivados. Pero la tripulación insistió en activar el piloto automático en su modo “No confiable”, procediendo con un ascenso previsto a la altitud de crucero, aparentemente seleccionando 32,000 pies en lugar de los 34,000 pies , y dejando el empuje en el despegue, en lugar de escalar. A pesar de la activación continua del vibrador del mando, los alerones se retrajeron.

El contexto lo es todo, por supuesto, y la investigación tiene meses y aun seguirá pòr mas  antes de que surja una explicación completa. Tampoco no se tiene aún una transcripción completa de la grabadora de voz de la cabina.

Las consecuencias imprevistas de la tecnología avanzada son casi inevitables. Airbus no ha sido inmune a las anomalías que surgen de la más básica de las leyes informáticas: entrada de basura, salida de basura.

Boeing develó el 737 Max, exactamente 100 años después de que el poeta Rudyard Kipling advirtiera que las máquinas “no estaban construidas para comprender una mentira” y que no tendrían “lástima ni perdon”  a  los errores en su manejo.

Es por eso que los complejos  procedimientos y la aeronave, son construidos sobre una base de entrenamiento, experiencia y comprensión, estas son cualidades esenciales.

Preguntar si el 737 Max es “seguro” es no entender las interrelaciones fundamentales de todos los componentes que contribuyen a la seguridad del transporte aéreo.

En una industria donde las aeronaves están certificadas a manos de experimentados pilotos de pruebas pero entregadas a operadores cuyas tripulaciones no son necesariamente tan hábiles en esperar lo inesperado, los investigadores se enfrentarán a la presión para juzgar no solo si el MCAS es adecuado por derecho propio, sino si  El problema percibido con el 737 Max podría ser una cuestión relacionada con el entrenamiento y las capacidades de los que están en la cabina.

fuente: https://www.flightglobal.com

Héctor González

Fanático y apasionado de la Aviación. Desde Asunción, Paraguay.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: