No vas a poder creer lo que los pasajeros se roban de los aviones

¿Qué roban los pasajeros de los aviones? Cualquier cosa que no esté atornillada.

Entre los artículos extraídos de los vuelos comerciales hay tazas de café, cubiertos, mantas y chalecos salvavidas.

¿Chalecos salvavidas? Sí, chalecos salvavidas.

Cuando Joyce Kirby trabajaba como aeromoza, los pasajeros agarraban los dispositivos de emergencia de debajo de sus asientos antes de salir del avión. “Teníamos que revisar cada asiento después de cada vuelo para asegurarnos de que cada uno tuviera un chaleco”, recuerda Kirby, que ahora dirige una turoperadora en Palm Coast (Florida).

Pero el “qué” no es tan interesante como el “por qué”. Si los pasajeros toman todo lo que pueden cuando salen de los aviones, eso dice más sobre la industria aérea que sobre ellos.

No hace mucho, eché un vistazo al problema de la desaparición de las productos que hay en las habitaciones de hotel. Los expertos sugerían que las tarifas de los complejos hoteleros, que dejan a los huéspedes con la impresión de que todo está incluido, pueden ser responsables de un aumento de los robos. El problema de la aerolínea es similar. Las tarifas están en todas partes, y los viajeros no siempre tienen la opción de pagarlas. Están robando cosas porque están enojados.

¿Cuánto roban los pasajeros de los aviones? Nadie lo sabe. No hay encuestas recientes sobre el robo en las aerolíneas, y las compañías no informan públicamente sobre estas cosas. Pero hay mucha evidencia anecdótica de mis lectores y de colegas como Brian Summers, un redactor de Skift, quien recientemente observó que los pasajeros estaban robando cosas como almohadas y mantas de primera clase.

Según informes, el año pasado, United Airlines envió un memo a las azafatas señalando “cierta confusión sobre qué productos pueden retirarse del avión al final del vuelo”. Las almohadas y las mantas de primera clase no vienen con el vuelo. “Incluso si solo se retira una pequeña cantidad de estos artículos de cada vuelo, eso puede suponer millones de dólares en el transcurso de un año”, advertía la nota.

Echemos un vistazo a los elementos que las personas normalmente se llevan de los aviones.

Bolsas de mareo: Viajeros como Clemens Sehi se las llevan. “Para mí es una tradición llevarme las bolsas de recuerdo”, comenta. Él ha recolectado 250 bolsas de 50 países, incluyendo algunas de aerolíneas que ahora ya no existen. Su bolsa más preciada es la de Aero Lloyd, una aerolínea alemana que cerró en 2003. Sehi, un director creativo y escritor de Berlín, no considera que tomar estas bolsas sea un robo.

Productos de la mesa: Hablé con varios pasajeros que admitieron haber tomado tenedores, cuchillos, cucharas, cristalería, saleros y pimenteros. Esto es un área gris. Obviamente, no pasa nada si te llevas la vajilla de plástico, pero las cosas de una vajilla convencional normalmente es un “no” rotundo. Cuando tengas dudas, pregunta. Eso es lo que hizo Valerio Violo, un ingeniero civil de Copenhague, durante un vuelo reciente de Lufthansa. “Cuando le pregunté a la azafata si podía comprar las tazas de café, me dio dos”, recuerda.

Almohadas y mantas: Simah Etgar no tiene ningún problema con tomar las mantas de sus vuelos. Dice que es “una buena ladrona” porque dona las mantas a una escuela de un área de bajos ingresos de Raisinghnagar (India) donde enseña inglés. De hecho, algunas aerolíneas, incluyendo JetBlue, venden las mantas a los pasajeros en vez de ofrecerlas para usarlas durante el vuelo. Pero, como regla general, puedes guardar las mantas a menos que un asistente de vuelo te diga que no puedes hacerlo, ya sea con un aviso hablado (“los asistentes de vuelo recogerán sus almohadas o mantas”) o una por escrito, como una tarjeta en su kit de productos y servicios.

Estos no son los únicos objetos que los pasajeros roban de los aviones. Algunos artículos robados son sorprendentes porque no está claro qué harán los pasajeros con ellos. Eso incluye pancartas de advertencia (“Chaleco salvavidas debajo de su asiento”), las mesitas que sirven como bandeja en los asientos y, como una vez me dijo una aeromoza, “las alas de la chaqueta de mi uniforme, que estaba en el asiento del pasillo”.

Está bien, robar las alas de una chaqueta es cruzar la línea roja.

Entonces, ¿qué hay detrás de los robos en los vuelos? Culpar a la relación cada vez más deshilachada entre el pasajero y la aerolínea. Hace una generación, cuando los boletos eran un poco más caros, incluían muchas cosas, como la posibilidad de facturar una maleta, reservar un asiento y disfrutar de una comida decente. Hoy, todo eso es extra, y eso molesta a algunos pasajeros, que sienten que la aerolínea se está aprovechando de ellos. Robar una taza o un chaleco salvavidas es, según ellos, una recompensa…

 

Fuente: https://www.infobae.com 

Héctor González

Fanático y apasionado de la Aviación. Desde Asunción, Paraguay.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: